viernes, 9 de mayo de 2014

EMBALSE DE LAS VENCÍAS

En esta ruta y a golpe de pedal, vamos a conocer el hermoso paisaje situado en la parte mas septentrional de las Hoces del río Duratón que ocupan un profundo cañón entre las localidades segovianas de San Miguel de Bernuy y Fuentidueña. Pincha en "play" y comenzamos.
El 6 de mayo de 2014 introduzco la BTT en el coche y me desplazo hasta el municipio y villa de Fuentidueña, quedando asombrado por el espectacular perfil que el pueblo dibuja sobre el altozano.
Desde la Iglesia de San Miguel comenzamos a pedalear por el majestuoso entorno para llegar a la plaza donde se encuentra el Ayuntamiento y otear desde el mirador el resto de iglesias y monasterios.
Un prolongado y costoso repecho es el precio que debemos pagar por avistar todo el perímetro de la muralla medieval de los siglos XII y XIII
que se dilata en tres paños de muro por las vertientes norte, sur y oeste
mientras que la zona este se protege por un cortado natural sobre el río Duratón.
Por último visitamos el precioso Convento de San Francisco.
Aunque los datos del mapa recogen una distancia de unos 35 kms, una vez por confusión y otras veces por recorrer la totalidad de las calles de los municipios que visitamos, totalizamos al final una longitud de 48 kms aproximadamente. EMBALSE DE LAS VENCÍAS
Desde el Puente de Fuentidueña seguimos las indicaciones, por la margen izquierda del Duratón, hacia el Embalse de las Vencías por un camino rural
que va remontando sus aguas
y donde sobresale el Picón Lopo invadido de varios ejemplares de buitres leonados.
La temperatura es agradable y el paisaje nos sumerge entre viñedos, fresnos, sauces
y campos de almendros.
Alcanzamos el muro que contiene sus aguas
en una paramera con pequeños arbustos y pequeños pinos
que nos asoma a un precioso balcón en donde disfrutamos de la tranquilidad que emite este maravilloso espacio.
Dentro de esta calma, exhalamos los acentuados aromas que despiden la multitud de flores
como jaras, tomillos, lavandas y cantuesos.
Llegamos al paraje de la Serranilla y el Embalse de las Vencías muestra su portentosa estampa en un espacio mucho mas amplio y apacible.
Nos acercamos hasta tocar sus orillas y nos enredamos entre estirados plumeros, cañizos
y juncos que adornan sus márgenes,
brotando desde sus tranquilas aguas y apuntando los prodigiosos cortados que rodean este hermoso embalse.
En la atmósfera de quietud y serenidad que rodea el entorno, resuenan entre sus carrizos los alegres y agradables trinos de algunas pequeñas aves.
Un maravilloso paisaje se divisa desde la pequeña playa
que nos incita a la práctica del baño,
aunque nosotros seguimos por una pequeña senda de pescadores
casi navegando, logrando captar imágenes de alta belleza.
La senda desemboca en un camino frente al murallón de la Colmenilla
por donde un gran rebaño de ovejas se apacenta sobre sus laderas.
Toca un fuerte repecho hasta el Páramo del Cuento vestido por el atractivo verde de las fincas cerealistas
que marcan en el horizonte el cercano sector occidental de la  Sierra de Guadarrama.
Muy cerca el Pico del Cuerno, de 927 metros de altitud, grandioso mirador del Embalse de las Vencías que despliega la totalidad de su belleza
en un espacio realmente hermoso.
El Duratón transcurre entre las rocosas paredes del cañón
al pie de los altos cortados y la delicada y tranquila sinuosidad que marcan sus aguas. 
Marcamos nuestra presencia en el lugar
avanzando y oteando el profundo tajo
que nos llevará hasta el municipio de San Miguel de Bernuy, entre un mar de pinares a los pies de la sierra segoviana.
Desde los farallones de Valderrangos, descubrimos pequeños refugios de piedra para el ganado solapados a la roca
en el momento que abordamos el paraje conocido como los Ermitones. Al otro lado del río se exhibe los restos de la Ermita de San Martín, del siglo XIII
asentada sobre un precioso y mágico meandro
y unos metros mas adelante
nos topamos con las ruinas de la Ermita de San Pedro del siglo XII.
Muy cerca de San Miguel de Bernuy y junto al Duratón
surge La Ermitona, con la peculiaridad de ser la única ermita de la zona que se encuentra amurallada, lo que evidencia que fue construida en un época de constantes luchas.
Penetramos entre sus paredes y muros dejando constancia de sus maravillosas ruinas
y avistando los posaderos de varias parejas de buitres leonados.
Entramos en el municipio de San Miguel de Bernuy por un viejo molino
cruzando las aguas del Duratón por un precioso puente
que nos lleva hasta la Iglesia de San Miguel Arcángel donde su torre fue edificada con las piedras de la Ermita de San Pedro vista anteriormente.
También visitamos la Ermita de Nuestra Señora del Río, patrona del pueblo, con elementos románicos entre los que destacan tres canecillos en su fachada este.
De camino pasamos a la carretera SG-V-2425, quedando a nuestra espalda la cumbre de Peñalara sobre los campos de cereales.
Esta carretera nos lleva hasta el pueblo de Los Valles de Fuentidueña, atravesando su iglesia parroquial,
una hermosa fuente de dos caños con pilón
y la Ermita Virgen de los Olmos, escoltada por un ejército de bodegas.
Progresamos por el Valle del Arroyo del Prado
tapizado de primaverales tonos
para volver a Fuentidueña.
Cruzamos el puente y por su margen derecha acometemos la subida al Cerro de San Blas.
Por un buen camino llegamos a la Cuevona
desde donde lanzamos esta hermosa imagen,
para coger, un poco mas adelante, un camino a la izquierda que entre viñedos remonta el Arroyo de los Colmenares y
nos alza hasta las ruinas
de la fuente y Ermita de Santa Cruz.
Para llegar al Cerro de San Blas necesitamos buenas piernas para atacar un brutal repecho
entre los bellos colores
que brotan en el camino
y poder admirar las colosales vistas que desde aquí conquistamos.
Es el punto mas alto de la ruta que hemos realizado y sus 1014 metros de altura nos dan una panorámica a "vista de pájaro" del Embalse de las Vencías y las Tierras de Pinares.
Una colosal atalaya
para invadir y adueñarse 
de media provincia de Segovia
en un marco incomparable.
Por último deshacemos lo andado, para llegar al dique de contención de la presa
e introducirnos por los frescos sotos 
y riberas que el Duratón ha trazado a su paso
conjugando a la perfección, villas medievales, castillos y ermitas que nos remontan a épocas pasadas.

1 comentario:

  1. Una maravilla de ruta. Por allí pasaremos en el desafío de las dos villas. Cuéllar-Fuentidueña-Cuéllar. Gracias por tu trabajo
    https://www.facebook.com/events/207798612922948/

    ResponderEliminar