martes, 14 de marzo de 2017

VÍA VERDE DEL ERESMA

Comenzamos un largo y apasionado viaje por el Camino Natural Vía Verde del Valle del Eresma, un viejo trazado del ferrocarril entre Segovia y Medina del Campo, que estuvo activo durante mas de 100 años. Se ha rehabilitado el tramo entre la localidad de Nava de la Asunción y Segovia con una longitud de 47,8 km. Es viernes 10 de marzo de 2017. Pincha en el "play" del reproductor y comenzamos este hermoso viaje.
La Iglesia Parroquial de Nava de la Asunción es nuestro punto de partida, visitando la hermosa Fuente del Obispo
y la Ermita del Santo Cristo de la Expiración, que se encuentra muy cercana
a la antigüa Estación de Ferrocarril.
La ruta es larga por su longitud pero muy agradable de recorrer, teniendo todo el día para disfrutar de este nostálgico camino de hierro. El mapa y el itinerario enVÍA VERDE DEL ERESMA
Abandonamos Nava de la Asunción sobre una kilométrica recta
que nos sumerge por una gran masa de pinar
donde apreciamos la belleza del pino resinero que se alza sobre esta amplia zona de la campiña segoviana.
Nos desviamos momentaneamente de la ruta sobre un pequeño campo de cereales en el momento que avistamos la localidad de Nieva.
Saludamos a su románica Iglesia de San Esteban que conserva elementos del siglo XIII,
contemplando su entramado de calles entre vestigios de arquitectura civil y tradicional.
En 1,5 kms de tierras de labor
nos situamos en Santa María la Real de Nieva, para quedarnos asombrados del impresionante gótico arcaizante que impregna 
la Iglesia Monasterio de Nuestra Señora de la Soterraña.
Dejamos este bonito pueblo para regresar, de nuevo a nuestro trazado ferroviario,
dejando a nuestra derecha la población de Ortigosa de Pestaño y alcanzando el Barrio de la Estación
con su bello y antigüo apeadero,
manteniéndonos observados por la célebre moradora
de su sencilla iglesia.
En ligera subida vamos cruzando tierras de labor
y atravesando el bonito pontón de piedra
de La Veguilla,
junto al pequeño pueblo de Miguel Ibánez,
en el que podemos otear a nuestro paso, la Ermita de la Virgen del Prado.
Tras cruzar la carretera en las destartaladas edificaciones del apeadero de La Armuña, penetramos en el pequeño desfiladero del Arroyo del Tormejón,
observando infinitas cuevas y oquedades y divisando en lo mas alto del promontorio rocoso, la ermita de la Virgen del Tormejón.
En la profundidad del barranco avistamos algún corzo despistado que rápidamente desaparece al advertir nuestra presencia.
La línea férrea torna hacia el sur,
descubriendo un maravilloso horizonte
de espectaculares vistas sobre la Sierra de Guadarrama.
Sentimos estallar la primavera entre maravillosas tonalidades
tomando contacto, por primera vez con el protagonista de este recorrido, el río Eresma.
Un moderno puente asentado sobre viejos pilares, nos cambia de margen
permitiéndonos disfrutar de la alta calidad paisajística del lugar.
¡¡Siguiente Estación!!... Yangüas-Carbonero.  Junto a la población de Yangüas de Eresma
podemos sentir la nostalgia del paseo por sus oxidados raíles y sus ajados travesaños de madera, en unas viejas ruinas de servicios ferroviarios.
El Eresma muestra el esplendoroso bosque de ribera que custodia su cauce,
discurriendo entre desérticos oteros
y esbeltas choperas
que rodean el puente cercano a la confluencia con el río Moros.
El camino continua con su perspectiva rectilénea
entre choperas de producción,
con el inconfundible y suave perfil de la "Mujer Muerta" en la cercana sierra segoviana.
Nos embocamos sobre el Túnel de Ahusín,
pasando también por debajo del puente de la carretera SG-V-3312 que comunica el pueblo de Carbonero de Ahusín.
Con el Eresma a nuestra derecha, vamos recorriendo espléndidos y llamativos paisajes
en un enérgico y maravilloso entorno
lleno de luminosidad y claridad
donde se asienta la recia y robusta ermita de Nuestra Señora de las Vegas.
Casi tocamos la nieve de la sierra
entrando en el andén de la Estación de Hontanares de Eresma,
haciendo un alto en el camino en su discreta iglesia,
refrescándonos en su fuente
y visitando algún viejo molino de sus alrededores.
Hay que estar atentos a las indicaciones y a la señalización del camino para cruzar la carretera CL-605 y la Línea de Alta Velocidad (Segovia-Valladolid).
Alcanzamos el lugar mas bonito y radiante de todo el itinerario: la ermita de Nuestra Señora de la Aparecida,
rebosante de luz sobre una verde pradería
e impecable y excelente balcón de La Pinareja.
Tras pasar el Centro Penitenciario volvemos a cruzar la línea del AVE y la N-110, donde la cercana Catedral de Segovia emerge sobre los campos cerealistas y
el pequeño núcleo urbano de Perogordo y su iglesia nos dan la bienvenida.
Tras un pequeño encajonamiento,
sobrevolamos los afloramientos rocosos que forma el Arroyo Tejadilla,
cruzando los 176 metros de longitud del Túnel de Perogordo.
Entre bellos y hermosos tonos aromáticos de florecidos almendros, finalizamos este suave y espectacular Camino Natural Vía Verde del Valle del Eresma, junto al Puente de Hierro, ya en la ciudad de Segovia.
A las puertas de la primavera, Segovia luce sus mejores galas, admirando su esbelta catedral,
y su altivo Alcazar junto al Eresma.
Iniciamos el regreso desde la relajante fuente del Santuario de Nuestra Señora de la Fuencisla
a través del asfalto de las CL-607 y CL-605 con muchísimo cuidado.
Desde el Polígono Industrial Nicomedes García, obtenemos hermosas instantáneas de Peñalara
y Mujer Muerta,
hasta llegar al pueblo de Garcillán donde encontramos la Ermita de la Piedad.
A medio kilómetro, tomamos a la derecha, la carretera SG-V-3311 que nos transporta por la inmensa llanura segoviana
y las hermosas estampas de agricultores ejecutando sus labores diarias.
La carretera nos descubre la localidad de Añe,
hermoso balcón sobre el cauce del río Moros
y privilegiado mirador de la Sierra de Guadarrama, pespunteada por un radiante y lozano manto blanco de nieve.
Ya en la localidad de Armuña, la Ermita del Humilladero
y su precioso crucero, crean un maravilloso y soberbio corredor que mezcla a la perfección la llanura y la montaña de esta provincia segoviana.
La ocupante e inquilina del campanario saluda nuestro paso
dándonos cuenta de las hermosas panorámicas que disfruta desde su privilegiada y afortunada morada.
Recuperamos el trazado de la vía verde sobre el Apeadero de Armuña,
circulando por el puente 
junto al pueblo de Miguel Ibañez.
Hemos quedado atrás la Estación de Ortigosa de Pestaño, atrapando en la localidad de Nieva, el pórtico artesonado y el hermoso arco de medio punto
de la Ermita de la Virgen del Pozo Viejo.
Una recta infinita e interminable de 8 kms a través de un intenso pinar
nos deja en la Estación de Nava de la Asunción, finalizando y concluyendo  nuestra aventura, donde el río Eresma fue testigo del paso de viajeros y mercancías y que hoy presta un soberbio escenario a todos los enamorados de la naturaleza.
Saludos de EL BICIERRANTE. Hasta una nueva aventura.
ÁLBUM DE FOTOS: VÍA VERDE DEL ERESMA 

3 comentarios: