viernes, 6 de mayo de 2016

RICOBAYO

El día 4 de mayo de 2016 me dispongo a realizar un fantástico y estupendo viaje por el entorno de la Presa de Ricobayo y las preciosas comarcas de la Tierra de Alba y del Pan, situados en pleno centro de la provincia de Zamora. Pincha en "play" y comenzamos.
Nuestro pedaleo comienza junto a la Iglesia Parroquial de Ricobayo de Alba, localidad perteneciente al municipio de Muelas del Pan. Una vez visionado el mapa y descargado el "track" en EMBALSE DE RICOBAYO
descendemos vertiginosamente por la carretera hasta el sorprendente salto donde desemboca la presa, formando un impresionante cañón flanqueado por gigantescas paredes de roca
y constituyendo este maravilloso y soberbio lago artificial sobre el río Esla.
Un largo repecho nos conduce hasta la localidad de Muelas del Pan, antigüamente vinculada a la molinería, y alcanzar el amplio atrio que precede a la Iglesia de Santiago.
Inundados por aromas de la multitud de jaras, un camino hacia el norte nos deposita, primero, 
en las inmediaciones de la Ermita de San Esteban,
emplazada en una situación envidiable para obtener unas espectaculares y espléndidas vistas del embalse,
para después subir hasta el precioso Mirador del Puente
y admirar la sensacional "puesta en escena" del entorno de la presa.
"Mayo entrado, un jardín en cada prado". El refranero nos conduce hasta 
la Laguna Nueva, habitada por pequeños peces y ranas que sirven de alimento a distintas aves de la zona.
Tras cruzar la N-122 por la carretera que va hasta Almendra y El Campillo, un camino a la izquierda, anaranjado y arcilloso,
nos introduce por preciosos territorios aledaños al pantano,
entre altivos encinares
e insólitos paisajes
que se tiñen entre los hermosos colores de atractivos campos cerealistas.
El bello itinerario busca el oeste
entrando por las primeras casas de El Campillo
donde está enclavada la iglesia visigoda de San Pedro de la Nave, una pieza única y original del siglo VII que forma uno de los escasos y mas bellos ejemplos del arte hispanovisigodo en la Península.
Podeís obtener mas información en: SAN PEDRO DE LA NAVE
El "croar" de ranas de pequeñas charcas, 
nos sitúa sobre trigos y cebadas del Camino de la Verde Esquina
que da paso a unas colosales vistas del pantano
antes de llegar a la Iglesia de San Juan Bautista del municipio de Almendra.
La brutal escenografía del paisaje del Pantano de Ricobayo en esta zona, se puede asemejar a vistas mas propias de Irlanda, pero estamos en Zamora, en plena comarca de Tierra del Pan que luce con esta prodigiosa luz.
La alternancia y el contraste del paisaje alcanza su máximo rendimiento en la diafanidad de los maravillosos campos de colza
que rodean pequeños y frescos humedales
antes de entrar  en el pueblo de Valdeperdices.
Salimos por el norte recorriendo su bello "brazo del pantano"
retomando el colorido camino
que nos traslada hasta una bonita panorámica del embalse y el  municipio de Andavías
en las inmediaciones del Puente de Almendra.
En la mitad del puente disfrutamos de la incalculable y descomunal masa de agua
subiendo hasta el otero de Las Furiegas para planear y surcar por esta hermosa comarca.
Un pequeño rebaño de ovejas se cruza en nuestro camino
antes de entrar pegados a los muros de la Iglesia Parroquial de Santa Eulalia en la localidad de Palacios del Pan.
Restos agrícolas se oxidan y herrumbran mientras divisan la zona de Marras
que desciende bordeando la presa por El Remejal
entre los radiantes cultivos de Peñas Rojas.
Salimos a la carretera tutelados de nuevo por las fragancias y el perfume de las jaras que anegan las orillas 
del Puente de Manzanal sobre la inmensidad del Embalse del Esla. Al fondo podemos ver el precioso Viaducto de Martín Gil y obtener mas información en: VIADUCTO MARTÍN GIL
La Ermita de Nuestra Señora del Piñedo y su torre nos dan la bienvenida 
al pueblo de Manzanal del Barco, que entre fachadas de piedra descienden hasta su Iglesia Parroquial.
Campos cerealistas alternan con torres eólicas en los 5 kms siguientes hasta lograr entrar
en Carbajales de Alba, con su atractiva y esbelta Iglesia adosada al Ayuntamiento.
Hacia el sur y por la carretera ZA-911 accedemos de nuevo al interior del pantano, deleitándonos con las hermosas vistas 
y el espectacular panorama sito entre las localidades de Carbajales de Alba y Castillo de Alba.
El paisaje crea estampas idílicas
en las inmediaciones del puente
que culminan sobre la atalaya de Los Milanos un poco mas arriba.
Azules, verdes y blancos se apoderan del entorno entre suaves lomas 
que nos desplazan y conducen hasta la Iglesia del pueblo de Castillo de Alba, entre un silencio demoledor
y viejas construcciones sumidas en el abandono. 
Entre sus callejuelas se otea la imponente silueta de las ruinas de su antigüo y viejo castillo
que navega a la deriva en este hermoso paisaje abandonado y perdido en los campos zamoranos.
Paz y sosiego, dos secretos imaginados y el mayor tesoro del lugar dejamos al abandonar Castillo de Alba para continuar cruzando el puente por un camino que nos llevará irremediablemente
hasta dar con las vetustas piedras de la Iglesia de Muga de Alba, localidad perteneciente al municipio de Losacino.
Entre abrevaderos y fuentes
el trayecto nos lleva hasta Losacino, un precioso mirador
sobre la bestial y colosal estampa del Embalse del Esla  
formando un bello balcón sobre sus aguas.
Dejamos Losacino por su puente, entre los apasionantes y asombrosos colores 
y tonalidades que se asoman al pantano,
perfumados por esencias y bálsamos de cantuesos que florecen 
entre los encantadores susurros y el frescor de pequeñas cascadas del Arroyo de Valdenudos.
Tomamos dirección este por el Camino de la Fuente Muñica
plagado de bonitas charcas y lagunas con una floración acuática espectacular.
El camino conecta con la carretera que nos llevará por los reflejos de balsas y praderas por donde pasta el ganado vacuno
hasta alcanzar la iglesia de la localidad de Videmala.
Cuatro kilómetros de verdes prados 
y lucidos campos
nos dirigen hasta la vecina localidad de Villanueva de los Corchos
que tras dejar atrás su puente
nos sitúa sobre un precioso meandro para poder divisar el pequeño pueblo de Villaflor.
Un fuerte y largo repecho nos alza hasta varias torres eólicas para iniciar otro vertiginoso descenso hasta 
cruzar el Arroyo de Retuertas que se convierte en un bello brazo del pantano.
Los últimos kilómetros pedaleamos sobre el señalizado Camino de Santiago Portugués Vía de la Plata para concluir y finalizar esta hermosa ruta de nuevo en Ricobayo de Alba.
Hemos visitado el entorno del Embalse de Ricobayo, un viaje por las comarcas del Pan y de Alba, en la que basta pronunciar su nombre para sumergirnos en una irrepetible sucesión de agradables sensaciones.
Saludos de EL BICIERRANTE, hasta una nueva aventura. El resumen en vídeo en: EMBALSE DE RICOBAYO 
Hasta pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario