lunes, 30 de julio de 2012

VALLE DE PINEDA-POZO CURAVACAS

6,30 horas de la mañana del 17 de julio de 2012, el despertador suena implacable y abandonamos el cálido abrazo de las sábanas para tomar un buen desayuno, meter la "flaca" o btt en el coche y ponernos en marcha para disfrutar de un despejado día por la Montaña Palentina.
Antes de llegar a nuestro destino navegamos por el Embalse de Ruesga hasta llegar a nuestro punto de inicio de ruta en el municipio palentino de Triollo.
Vamos a pedalear por el Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre, descubriendo el Valle de Pineda para llegar hasta el Pozo Curavacas y ya, desde los alrededores de Triollo, la imponente mole del Pico Curavacas parece abalanzarse hacia nosotros.
Todos los datos de la ruta sobre el mapa y en la siguiente dirección: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=3133089
Dos kilómetros y medio separan las localidades de Triollo y Vidrieros por la estrecha carretera asfaltada P-2104, y en éste último observamos la pequeña iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en lo mas alto del pueblo.
A la salida de Vidrieros seguimos el camino que en dirección este, nos introduce en el hermoso Valle de Pineda escoltados por el hermoso Curavacas
y al lado del cauce del río Carrión que circula en sentido contrario al nuestro.
En pocos minutos dejamos atrás el Refugio de Pescadores La Torca y visualizamos un pequeño puente sobre el lecho del río.
Una mirada a nuestra espalda y el Espiguete surge en lo mas alto
mientras vamos sumando kilómetros e introduciéndonos en el valle dela mano del Carrión.
En las Quintanas nos encontramos con una amplia población de ganado vacuno que nos miran atónitas a nuestro paso.
En este punto el río Carrión describe un giro hacia el N-NE
y nos lleva hasta el Puente Pucherín por el cual cruzamos a la margen contraria, que no abandonaremos hasta el final de la ruta.
Aprovecho para tirar unas fotos
y descubrir aromas y colores de este tramo junto al río.


Un violento repecho y pocos minutos mas circulando por el despoblado Valle de Pineda para llegar a un refugio
y asomarnos de lleno al paraje de Santa Marina donde una numerosa "camada" caballar se cruzan en nuestro camino.
Aunque el cauce del río Carrión por estas fechas es bastante bajo, los meandros que forma en esta zona nos obliga a vadear varias veces el curso del río y nuestros pies terminan completamente calados.
Al finalizar nuestro baño aparece la bella estampa de la cara NE del Curavacas
y Peña Prieta al fondo
sobre la maravillosa Vega de Correcaballos.
Refugios y ganado sesteando en la zona de confluencia del Arroyo de Riuplanes con el Carrión.
La "flaca" no se libra de esta bella simbiosis con el Curavacas
antes de introducirnos en la zona de El Estrecho, donde montaña y río nos brindan esta espectacular "puesta en escena".

Tiramos de "zoom" para contemplar, allá en lo mas alto, al abrigo del Pico Tres provincias y Peña Prieta, tienen en su seno la Laguna de Fuentes Carrionas donde el Carrión da sus primeros pasos.
Pasando El Estrecho surge, misteriosa, la Vega de Cantos, un aislado paraje con sólidas cabañas de piedra
y donde podemos ver a sus ilustres habitantes.

A nuestra izquierda se asoman Los Escalones por donde se precipitan las aguas del Pozo Curavacas.
Al final de la Vega de Cantos, donde el Arroyo del Ves entrega sus aguas al río Carrión, otro fuerte repecho nos hace poner pie a tierra
para en un corto pero vertiginoso descenso llegar hasta este bonito puente y cruzar a la otra margen del río Carrión.
Como en el Juego de la Oca, de puente a puente y sigo por que me lleva la corriente, hasta este idílico lugar donde el Arroyo del Ves nos da un pequeño respiro y nos refresca de las altas temperaturas que a estas horas padecemos.
Sobre el Arroyo se asoman las dos cimas del Pico Curavacas
y con estos colores
llegamos hasta el Chozo del Tío Vicente.
Estos últimos kilómetros son bastante duros y no tenemos mas remedio que caminar cargados con "la flaca" al hombro pero los matices y las tonalidades de algunas plantas
nos animan para seguir subiendo
y toparnos con el bello Pozo Curavacas.
El Pozo Curavacas, con su cima principal y su cima oeste, es un escenario soberbio y uno de los lugares mas recónditos de estas montañas y solo por contemplarlo merece la pena llegar hasta aquí.
Su historia esta plagada de mitos y leyendas y del poderoso influjo de este Pozo Curavacas.
Nos olvidamos de todo esto y disfrutamos de su espectacular entorno.
Situado a 1800 metros de altitud y por la derecha recorremos todo su hermoso perímetro descubriendo su vistosa y elegante flora.





Un mar entre montañas que cambia de color
por arte de magia.
Un marco incomparable donde la tremenda soledad y el imperturbable silencio solo es roto por el graznido de algunas chovas que allí anidan.
Auténticos afortunados en el día de hoy para disfrutar de este grandioso escenario.
Unos momentos de relax donde podemos escuchar los tremendos gritos del silencio.
Después de reponer fuerzas y de un magnífico baño emprendemos el camino de vuelta por el mismo trazado que hemos recorrido.
En la bajada nos acompañan escenarios cántabros,
refugios y chozos pastoriles
al lado del Carrión que comienza a dar sus primeros pasos.
Los caballos buscan cualquier resquicio de sombra
y las vacas pastan y sestean en la hora de mas calor del día.
Buscamos bellos y frescos rincones
justo en la base del Curavacas.
Una gratificante fuente nos desciende la temperatura en las inmediaciones
del Puente Teblo.
Exploramos la ribera del río Carrión,
nos colamos dentro de su cauce
y descubrimos sus remansos.
Enfilamos la recta hasta Vidrieros
y en el camino a Triollo el Curavacas nos da la despedida difuminado en la lejanía.
Esta ruta es una de las mas representativas de la Montaña Palentina y el esfuerzo compensa las magníficas vistas y parajes que se pueden contemplar en todo su recorrido.
El video de youtube en: http://www.youtube.com/watch?v=F_pgqCQ3VHQ
Saludos de Lanchero "Trashumante.btt " y hasta la próxima.

4 comentarios:

  1. Buenas, esta ruta tiene muy buena pinta. Está bien marcada para poder seguirla??
    Cuando dices que en lo último hay que subir con la bici al hombro, es xq es muy duro o porque es impracticable??
    Muchas gracias de antemano y fantástico documento gráfico.

    ResponderEliminar
  2. Saludos Anónimo.
    Efectivamente hay un pequeño tramo de 500 metros de camino por el que las aguas han tallado profundos tajos sobre el, impracticables con la btt, al mismo tiempo que el desnivel se acentúa.
    Con un poco de esfuerzo es facilmente superable.
    Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  3. Buenas!! esta semana andaré por esos lugares maravillosos... la fuente que dices por donde está? tengo pensado dormir por alli y me vendría bien poder disponer de agua.
    Gracias por la información.
    Saludos

    ResponderEliminar